Para nuestra mascota…..¿Collar, arnés… o petral?

a6e44a40f1a36ed8af81a550f0cb49c3e9dec6fd_perros_front_3

Para nuestra mascota…..¿Collar, arnés… o petral?

No todas las opciones sirven para cualquier perro.

La decisión de emplear collar, arnés o petral no debería adoptarse por “cómo le queda al perro”. Cada opción tiene sus “pros” y “contras”.

Collar. Ha sido y sigue siendo la opción mayoritaria. Permite un buen control sobre el perro y, si escogemos el ancho y material apropiado, no tiene por qué dañar el cuello ni el pelo. Para algunos perros (como es el caso de los galgos) existen modelos especialmente diseñados a su peculiar morfología. En perros que tiran de la correa debemos evitar especialmente los collares finos y metálicos, que pueden dañar el cuello/tráquea. Los estranguladores o con púas directamente no deberían existir, no se deben utilizar nunca. En cuero o nailon, los de sección plana van mejor a los perros de pelo corto, los de sección cilíndrica mejor a los de pelo largo.

collar

“Martingale”, un caso especial. Es el collar preferido por muchos, y tiene buenos argumentos para ello: permite un perfecto control del perro, bien regulado es imposible que se escape, pero además no estrangula. En este tipo de collar es muy importante regularlo bien (en la posición más cerrada todavía debe permitir que nos entren un par de dedos).

COLLAREDUCATIVO2USOSNYLONBASIC

Arnés. Originariamente, los arneses se empleaban para arrastre (mushing) o para acarrear objetos. Hoy en día son muy populares en cachorros y razas pequeñas, menos en otros tamaños de perros. En los cachorros les permite mucha libertad de movimiento, además de adaptarse el pero a él de inmediato (lo que podría no suceder con el collar), sin embargo, no nos aporta control sobre el perro. En razas pequeñas es especialmente adecuado, pues al repartir la presión (por ejemplo ante un tirón del dueño para evitar una situación de peligro) evita que se produzcan lesiones en el cuello/traquea, que sí se pueden dar utilizando collar en razas pequeñas.

83443-8421038603957_1_g

Petral. Rodea el pecho de forma diferente al arnés (es más sencillo en su construcción, pueden ser incluso dos simples “aros” de material sintético o cuero), lo que supone al perro aún mayor comodidad si cabe que el arnés. También son especialmente cómodos para el dueño, se ponen y quitan fácilmente.

Es perfecto para razas pequeñas y medianas, o grandes si el perro ya está educado a no tirar (es tan cómodo que puede dificultar la tarea de aprendizaje de caminar “junto”, al no notar las correcciones). En los cachorros nos sucederá lo mismo que con el arnés: le dejaremos demasiada libertad.petral-nylon-basic-morado-arppeConclusión:

Razas pequeñas. Mejor arnés o petral. El collar no es recomendable.

Razas medianas. Mejor arnés o petral. Collar si están bien educados, siempre evitando los tirones bruscos.

Razas grandes. Mejor collar. Arnés o petral si están bien educados.

Con los cachorros es una buena idea emplear arnés o petral para pasear. Pero alternar el uso del collar en las “clases” (andar junto, no subirse a la gente…). Cuantas más experiencias aportemos a un cachorro, más adaptable será a todo tipo de circunstancias.

http://www.fraper.es/portal/37-mascotas

 

Post your comment